Estas aquí =>

Moro pide licencias debido a denuncias que lo salpican

El ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro, pidió licencia sin goce de sueldo por cinco días en medio de las crecientes denuncias por el vínculo que mantuvo como juez federal con el jefe de los fiscales de la causa Lava Jato durante los juicios contra muchos empresarios y políticos, entre ellos el expresidente Luiz Inácio da Silva, según informó hoy el gobierno de Jair Bolsonaro.

El Diario Oficial de la Unión informó que el titular de Justicia y Seguridad Pública tomará licencia entre los días 15 y 19 de julio para tratar «asuntos particulares», sin dar más detalles, según la agencia de noticias ANSA.

Pese a que el anuncio oficial solo cita asuntos particulares como el motivo de la licencia, el ministro Moro enfrenta por estos días una gran presión pública y mediática por sus conversaciones privadas con el jefe de los fiscales de la mega causa de corrupción Lava Jato, Deltan Dallagnol, en medio de los procesos legales, algo prohibido por las leyes brasileñas.

El exmagistrado se vio envuelto una polémica sobre su objetividad e influencia durante la investigación del medio The Intercept Brasil que reveló una serie de conversaciones, a través de Telegram y Whatsapp, que mantuvo con persecutores de la causa con el líder del Partido de los Trabajadores (PT).

A pesar de ello, desde el Ejecutivo manifestaron su respaldo hacia el titular de Justicia en varias ocasiones, pero ello no hizo que las inquietudes sobre su trabajo repercutieran en la opinión pública.

De acuerdo a un sondeo de Datafolha, el 58% de los encuestados considera que la conducta del secretario de Estado, no fue adecuada. Mientras que el 31% aprobó su actuar.

Leer mas...

Arrom, Martí y Colmán apelan revocación de estatus de refugiados en Brasil

Juan Arrom, Anuncio Martí y Víctor Colmán, acusados de secuestro en Paraguay, apelaron la decisión del Comité Nacional para Refugiados (Conare) de Brasil de revocar el estatus de refugiados que les fue otorgado en 2003, informó el fiscal de Asuntos Internacionales, Manuel Doldán.

Ayer a última hora de la noche ellos apelaron el fallo del Conare por vía electrónica a través de una abogada brasileña, confirmó Doldán, quien recordó que ese mismo día expiraba el plazo para presentar la solicitud.

El Conare decidió el 14 de junio revocar el estatus de refugiado a los tres paraguayos, reclamados por la Justicia de su país por su supuesta relación en el secuestro de María Edith Bordón de Debernardi, ocurrido en 2001.

Los acusados huyeron a Brasil antes de rendir cuentas ante los tribunales paraguayos y alegaron haber sufrido torturas por parte de las autoridades de Paraguay entre el 17 y el 30 de enero de 2002.

Por ese hecho, Arrom y Martí llevaron a Paraguay ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), que el mes pasado absolvió a Paraguay de toda responsabilidad, por falta de pruebas, en las supuestas torturas.

Tras el fallo de la CorteIDH, el Conare brasileño les retiró el estatus de refugiados, lo que permitía a Paraguay solicitar su extradición una vez que fuera firme la sentencia del Comité. Sin embargo, este pedido se demorará un tiempo más después de la apelación de los paraguayos.

Doldán adelantó que el Ministerio de Justicia está preparando un informe que enviará al ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro, que es de quien depende ya la resolución final.

No están dadas las condiciones para exigir el refugio. Creo que Moro va a seguir esa línea, explicó el agente fiscal.

Doldán también explicó que, por el momento, sigue vigente el estatus de refugiados de Arrom, Martí y Colmán, y señaló que no existe un plazo establecido para que Moro se pronuncie al respecto.

Por la importancia del caso, creo que hará su mejor esfuerzo, expresó finalmente el fiscal.

Leer mas...

Bolsonaro demuestra respaldo para Moro en sonado caso de filtraciones

La filtración, durante el fin de semana, de las conversaciones entre el exjuez federal Sergio Moro y los fiscales de la causa Lava Jato le dio aire judicial al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que cumple una condena en la cárcel por ese caso.

La segunda corte del Supremo Tribunal Federal (STF), la máxima instancia judicial del país, barajó ayer la posibilidad de validar un pedido de habeas corpus de Lula. Aunque no lo validó, resolvió que será discutido en el plenario del tribunal, con fecha a confirmar.

Al mismo tiempo, el presidente ultraderechista Jair Bolsonaro debió salir a respaldar a Moro, su actual ministro de Justicia, a quien recibió en su residencia oficial.

La solicitud del habeas corpus había sido presentada tiempo atrás por los abogados de Lula y no estaba directamente relacionada con la filtración de los documentos y las conversaciones del domingo por el portal The Intercept. Pero su inclusión anteanoche en la agenda del STF, para ser tratada ayer, fue interpretada en los círculos del poder como fruto de esa conmoción.

La defensa de Lula señaló que no se privará, de aquí en adelante, de usar esas conversaciones pirateadas entre los fiscales de la operación anticorrupción Lava Jato entre sí, y con el exjuez Moro, para pedir la anulación de un proceso que desde siempre denunciaron como viciado. De esas conversaciones se desprende que Moro orientó a los fiscales durante la investigación.

Durante la sesión de ayer, la segunda corte del STF, integrada por cinco magistrados, discutió si los abogados de Lula tuvieron un amplio derecho a la defensa cuando su condena fue tratada por el Superior Tribunal de Justicia, en abril pasado. Ese tribunal ratificó la culpabilidad de Lula, pero redujo la condena de más de 12 años de prisión a ocho años y diez meses.

El presidente Bolsonaro, que hizo de Lula uno de los blancos favoritos de sus discursos en la campaña que lo llevó al poder el año pasado, salió por su parte a respaldar a Moro, acusado de haber actuado políticamente para marginar Lula de la vida pública e impedir su regreso al Palacio del Planalto.

Bolsonaro no hizo declaraciones sobre el caso, pero sí utilizó un lenguaje simbólico: recibió a Moro para una reunión privada en su residencia oficial, y luego atravesaron juntos en lancha el lago Paranoá de Brasilia, para una ceremonia en la que el ministro fue condecorado.

Lula, de 73 años, cumple condena por el caso de un departamento en el balneario de Guarujá, que según la condena recibió de una constructora a cambio de facilitar contratos millonarios con la empresa estatal Petrobras.

El expresidente (2003-2010) siempre se declaró inocente y cuestionó la imparcialidad de Moro y del fiscal del Lava Jato, Deltan Dallagnol, quien lo acusó de ser el «cabecilla» de una organización criminal con la que pretendía aferrarse al poder. Esa postura se vio reconfortada por la bomba informativa lanzada por The Intercept.

La verdad se enferma, pero nunca muere, dijo Lula sobre las filtraciones. El expresidente se sintió sorprendido por la rapidez con que la verdad salió a la luz a través de las conversaciones captadas por la prensa y por el elevadísimo grado de promiscuidad entre quien juzga y quien acusa en un mismo proceso, según relató uno de sus abogados, José Roberto Batochio, luego de visitarlo en prisión.

Leer mas...

Lava Jato en Brasil da inesperado giro con audios que comprometen a ministro Moro

El medio de investigación The Intercept Brasil publicó este domingo conversaciones privadas entre agentes públicos que participaron en la operación Lava Jato en Brasil y puso en tela de juicio la imparcialidad de la investigación, la cual condujo a prisión al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

The Intercept, dirigido por el periodista estadounidense Glenn Greenwald, a quien el ex analista de la CIA Edward Snowden reveló los programas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), tuvo acceso a las conversaciones mantenidas durante años entre fiscales y jueces.

El medio publica fragmentos de diálogos entre el fiscal Deltan Dallagnol y el ex magistrado Sergio Moro, actual ministro de Justicia del presidente Jair Bolsonaro y quien en 2017 condenó a Lula en primera instancia a nueve años y seis meses de prisión por recibir un apartamento en una playa de Sao Paulo a cambio de favores políticos a la constructora OAS.

Según The Intercept, las conversaciones privadas muestran que Moro sugirió a Dallagnol cambiar el orden de las fases de la operación Lava Jato, dio consejos y pistas a los fiscales encargados del caso, lo que está prohibido por ley.

Además, en otras conversaciones, fiscales del grupo que investigaba la Lava Jato en Curitiba, liderado por Dallagnol, discuten formas de frenar una entrevista que Lula, en prisión desde abril de 2018, había concedido al diario Folha de Sao Paulo porque podría beneficiar al Partido de los Trabajadores (PT) en las elecciones del pasado octubre.

En un comunicado, el Ministerio Público de Curitiba (MPF) subrayó que los procuradores están tranquilos en cuanto a la legitimidad de la actuación, pero expresaron su preocupación con la seguridad personal y con la fiscalización y manipulación del significado de los mensajes.

The Intercept subrayó que una fuente no identificada les contactó y les entregó el material, aunque no precisó cómo fue conseguido.

La acción vil del hacker invadió teléfonos y aplicaciones de fiscales usados para la comunicación privada y el interés del trabajo, habiendo incluso una sustracción de identidad de algunos de sus integrantes, señala un comunicado enviado por el Ministerio Público de Curitiba.

Tras el inicio de la operación Lava Jato, hace cinco años, el MPF acusó a Lula de ser el comandante máximo de una trama corrupta y de recibir un apartamento en el balneario paulista de Guarujá a cambio de favores a OAS, un proceso por el que fue condenado por Moro y encarcelado tras la pena ser ratificada en segunda instancia.

La defensa del ex mandatario subrayó que los documentos divulgados por The Intercept muestran que la actuación de los procuradores y del ex juez Sergio Moro tuvo un objetivo político.

Nadie puede tener dudas de que los procesos contra el ex presidente Lula están corrompidos por lo que hay de más grave en términos de violación a las garantías fundamentales y a la negativa de los derechos, señala el comunicado de los abogados del ex mandatario.

Leer mas...

Giuzzio y Moro discutieron sobre seguridad fronteriza en Pedro Juan

Los Gobiernos de Paraguay y Brasil buscan «profundizar» su cooperación en la lucha contra el crimen organizado en las fronteras, según coincidieron el titular de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), Arnaldo Giuzzio y el ministro brasileño de Justicia y Seguridad, Sergio Moro.

Moro y Giuzzio participaron de una cumbre de seguridad transfronteriza y narcotráfico celebrada en la ciudad paraguaya de Pedro Juan Caballero, en la frontera con Brasil, y a la que estaba invitada la ministra argentina de Seguridad, Patricia Bullrich, quien no pudo asistir debido a la densa niebla que cubría la ciudad.

También estaba prevista la participación del presidente, Mario Abdo Benítez, pero finalmente tampoco acudió.

Moro, quien según fuentes de la Senad llegó por tierra al lugar, resaltó que su presencia en el evento reafirma la importancia de la cooperación conjunta entre Brasil y Paraguay en la lucha contra el tráfico de marihuana que, a través de la operación «Nueva Alianza», ha cosechado resultados positivos.

Añadió que la voluntad de su Gobierno, presidido por Jair Bolsonaro, es la de profundizar ese trabajo, porque esa operación demuestra que las autoridades a ambos lados de la frontera pueden y deben actuar de forma integrada en la lucha contra el crimen organizado trasnacional.

En la misma línea se pronunció Giuzzio, quien explicó que esa modalidad operativa conjunta permite forjar unas sinergias de trabajo para contrarrestar el avance de estructuras criminales y optimizar recursos, además de fortalecer cada vez más el vínculo entre ambas naciones.

Giuzzio afirmó que ese trabajo conjunto expresado en la operación «Nueva Alianza» contribuye a avanzar con más fuerza en la erradicación de las plantaciones de marihuana que abundan en el departamento de Amambay, cuya capital es Pedro Juan Caballero, donde se desarrolló el encuentro.

De hecho, la agenda de la cumbre contemplaba que Abdo Benítez, Moro y Bullrich observasen directamente el desarrollo de un operativo de la Senad en una plantación clandestina de marihuana, que finalmente no se llevó a cabo.

Los operativos contra el cultivo de marihuana, continuó el titular de la Senad, son los que más daño generan a las finanzas del narcotráfico, ya que importantes cantidades de droga son destruidas antes de ingresar a los puntos de venta.

Tanto Moro como Giuzzio reafirmaron la necesidad de que Argentina se sume a esa forma de cooperación operativa desarrollado entre Brasil y Paraguay en la lucha contra el narcotráfico, que el país austral buscaba escenificar con su participación en la cumbre.

Ello debido a que especialmente Brasil, pero también Argentina, son los principales destinatarios de la marihuana cultivada en Paraguay, el mayor productor de esa sustancia ilegal en Suramérica.

«Nueva alianza» ha permitido la incautación de 850 kilogramos de marihuana, así como la destrucción de 75 hectáreas de cultivo, según los datos ofrecidos por el Gobierno paraguayo.

En este operativo bilateral se han destruido además un total de 10 campamentos clandestinos de producción, lo que ha causado un perjuicio aproximado de 6,77 millones de dólares a las organizaciones de crimen organizado, de acuerdo a sus cálculos.

Pese al éxito de la colaboración operativa, Giuzzio señaló que esta debe ampliarse y poner el foco en ofrecer oportunidades alternativas de desarrollo para los campesinos cuya economía depende hoy del negocio ilícito.

Para ello serán fundamentales, dijo, la creación de nuevos mercados que les permitan vender otros productos, así como la dotación de asistencia técnica e inversión.

En declaraciones a los medios locales también este lunes, Giuzzio señaló la posibilidad de ofrecer un subsidio a los campesinos que actualmente cultivan la marihuana que cubra la diferencia de ganancia entre lo que obtienen con el cannabis y lo que obtendrían con una plantación de un producto legal.

Leer mas...

Paraguay, Brasil y Argentina unidos contra el crimen organizado

Este lunes, tendrá lugar en Pedro Juan Caballero un encuentro entre autoridades de Paraguay, Brasil y Argentina para organizar la lucha conjunta contra el crimen organizado trasnacional.

Para las 14:00 se realice una conferencia de prensa con las autoridades presentes sobre el plan de trabajo acordado.

El encuentro será en la sede regional de la Secretaría Antidrogas (Senad) y participarán el presidente Mario Abdo, informó el organismo, el ministro Arnaldo Guizzio y los ministros de Seguridad de Brasil y Argentina, Sergio Moro y Patricia Bullrich.

El objetivo será unir esfuerzos de las tres naciones para lograr un bloque estratégico. La Senad informa que el Gobierno argentina expresó interés de unirse a la Operación Nueva Alianza, que encaran Paraguay y Brasil contra la producción y tráfico de marihuana en la región.

La Senad destaca que a lo largo de décadas se afianzado una línea de trabajo con la Policía Federal de Brasil que ha permitido importantes golpes a estructuras criminales que operan entre ambos países.

Leer mas...

Bolsonaro indulta a presos con graves enfermedades en Brasil

El Gobierno brasileño publicó este lunes un decreto mediante el cual serán indultados todos los presos que padezcan enfermedades graves, salvo aquellos que hayan cometido delitos violentos, de corrupción o tráfico de drogas.

El decreto, que lleva las firmas del presidente, Jair Bolsonaro, y del ministro de Justicia, Sergio Moro, fue publicado en el Diario Oficial y beneficia en particular a aquellos reclusos cuyo estado de salud requiere cuidados especiales, que no pueden ser prestados en los establecimientos penales.

Asimismo, se extiende a los que estén en estado terminal, sufran ceguera u otras enfermedades que dificulten su movilidad.

El decreto establece que las autoridades penitenciarias deberán identificar a los presos que pudieran ser objeto de ese indulto e informar luego al Ministerio Público, que examinará cada caso y decidirá sobre la excarcelación.

También aclara que ese beneficio no será concedido a quienes hayan cometido delitos de corrupción o tráfico de drogas o a los presos por crímenes violentos, como terrorismo, homicidio o abusos sexuales, entre otros.

Según datos oficiales, en Brasil permanecen encarceladas cerca de 800.000 personas, que constituyen en términos absolutos la tercera población penitenciaria del mundo, por detrás solo de Estados Unidos y China.

Un informe publicado por el Ministerio de Salud a mediados del año pasado decía que cerca del 10 % de los reclusos padecían sida, pero aún no existen datos nacionales sobre otras enfermedades que pudieran llegar a ser motivo de indulto, en los términos del decreto publicado hoy lunes.

Leer mas...

Sergio Moro acepta ser ministro de Justicia de Bolsonaro

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, celebró hoy jueves que el juez Sergio Moro, responsable de la Operación Lava Jato, aceptara su invitación para ser su ministro de Justicia y dijo que su agenda será el norte que guiará la lucha anticorrupción en el país.

Su agenda anticorrupción, anticrimen organizado, con respeto a la Constitución y a las leyes será nuestro norte, escribió el electo mandatario de Brasil en sus redes sociales.

Bolsonaro, vencedor de las elecciones el pasado domingo con un 55 % de los votos, se reunió hoy en su domicilio de Río de Janeiro con Moro, quien condenó al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y ordenó su ingresó en prisión, para ofrecerle la cartera del Ministerio de Justicia del Gobierno que asumirá el 1 de enero.

Moro, símbolo de la lucha anticorrupción para una gran parte de la población brasileña y responsable por las investigaciones del vasto escándalo de corrupción destapado en la petrolera estatal Petrobas, aceptó la invitación y abandonará la magistratura tras 22 años.

Según confirmó el candidato electo, en una entrevista a un noticiero, que pensaba en el magistrado para ser titular de la cartera de Justicia o para ocupar la próxima vacante que surgiese en la Corte Suprema, el máximo tribunal del país.

Moro, quien previamente le deseó un buen Gobierno, dijo sentirse honrado por las palabras del capitán de la reserva del Ejército y afirmó que la invitación sería objeto de su reflexión.

El juez trabaja en la decimotercera Corte Penal Federal de la ciudad de Curitiba, donde se concentran las investigaciones en primera instancia del caso de corrupción en Petrobras, que destapó los millonarios desvíos que operaron durante una década en la estatal.

El escándalo en la petrolera estatal llevó a prisión a importantes empresarios y políticos, entre ellos a Lula, a quien Moro condenó a nueve años y seis meses por corrupción pasiva y lavado de dinero.

Posteriormente, decretó su ingreso en prisión cuando la pena fue ratificada y ampliada hasta los doce años de cárcel en segunda instancia.

El nombre del juez llegó a ser incluido en varios sondeos de opinión para los comicios presidenciales, si bien siempre negó la posibilidad de entrar en la política hasta hoy.

Leer mas...

Lula reitera su inocencia, pero se entregará a las autoridades

Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente de Brasil, dijo el sábado que cumplirá con la orden de arresto en su contra tras una condena a 12 años de cárcel por corrupción, aunque reiteró que es inocente y que la historia va a demostrar que la justicia está equivocada.

En sus primeras declaraciones públicas luego de la orden de arresto en su contra, Lula afirmó que el juez mintió y por eso lo condenó, e instó al pueblo a seguir la lucha.

Voy a cumplir con el mandato y cada uno de ustedes, todas las voces de aquí, se van a transformar en mí y van a hacer lo que tienen que hacer, dijo Lula a una multitud tras una misa en honor a su esposa fallecida en la sede de un sindicato metalúrgico en Sao Bernardo Do Campo, donde pasó las últimas dos noches.

El encarcelamiento de Lula remueve a la figura más influyente de la política brasileña de la campaña para las elecciones presidenciales de este año en las que destacaba como favorito, dejando la contienda abierta y fortaleciendo las chances de otros aspirantes, de acuerdo a analistas y enemigos políticos.

El juez federal Sergio Moro había dado a Lula plazo hasta el viernes por la tarde para entregarse a cumplir la sentencia, que podría terminar con las esperanzas del primer presidente de la clase trabajadora de Brasil de regresar al poder este año.

Durante un discurso del sábado desde la sede del sindicato que lo vio nacer como líder antes de su consagración como una de las figuras políticas más populares de Brasil, Lula señaló: Cuanto más me atacan, más cerca estoy del pueblo brasileño.

La historia va a probar que ellos estaban equivocados, ustedes van a ver que salgo fortalecido de esto y que soy inocente, dijo Lula frente a sus fieles seguidores, algunos de los cuales acamparon la noche del viernes en las afueras del edificio sindical para apoyar a su líder.

Poco después de dar su discurso, Lula sintió un malestar y fue asistido por un médico, pero luego se recuperó, según informó la actual líder de su Partido de los Trabajadores (PT).

Él ya está bien, fue el calor, dijo la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann. Previamente, en la mañana del sábado, el juez del Supremo Tribunal Federal de Brasil Edson Fachin rechazó el último intento del equipo legal de Lula para suspender la orden de arresto. La defensa ya había perdido el viernes un reclamo ante la principal corte de apelaciones del país vecino.

Leer mas...

Todo Brasil a la expectativa del futuro del ex presidente Lula

El máximo tribunal de Brasil podría decidir hoy miércoles si el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva permanece en libertad mientras se resuelve su apelación a una condena por corrupción, un fallo que podría alterar radicalmente las elecciones presidenciales de octubre en la mayor nación de Latinoamérica.

Lula, que gozó de una inmensa popularidad tras dos mandatos al frente del país entre 2003 y 2010, fue condenado el año pasado por ayudar a una empresa constructora a lograr contratos a cambio de la promesa de que recibiría un departamento en primera línea de playa. El encargado de dictar la sentencia fue el juez Sergio Moro, responsable de los casos derivados de la Operación Lavajato (auto lavado), el mayor escándalo de corrupción en la historia de Brasil. Moro es considerado un héroe por muchos, mientras que sus detractores lo acusan de ser partidista.

El exdirigente siempre ha mantenido su inocencia, señalando que este caso, como otros cargos de corrupción pendientes de juicio, son intentos para mantenerlo fuera de la carrera presidencial. A pesar de los problemas legales que han enojado a algunos brasileños, las encuestas dan a Lula como favorito para hacerse con el poder.

Sin embargo, las negativas de Lula recibieron un revés en enero, cuando una corte de apelaciones ratificó la condena relativa al apartamento en la costa. Los tres magistrados que revisaron el caso ampliaron incluso la sentencia a 12 años y un mes.

Aunque Lula puede presentar más recursos, la ley brasileña podría obligarlo a empezar a cumplir su pena, como han ordenado Moro y los otros magistrados.

En este punto, su última y más plausible esperanza para no entrar en prisión y mantener vivas sus aspiraciones de poder es el Supremo Tribunal Federal, que el miércoles empezará a estudiar su petición habeas corpus.

Los abogados de Lula sostienen que su cliente tiene el derecho constitucional de permanecer en libertad hasta agotar todas las apelaciones posibles. Pero en un caso no relacionado de 2016, el alto tribunal discrepó con esa línea argumental, dictaminando que un condenado debería empezar a cumplir su sentencia tras la denegación de la primera apelación.

El sentido de la decisión de los 11 magistrados es un misterio para todo el mundo, ya que el caso implica a un expresidente que sigue teniendo una amplia masa de seguidores en un país profundamente polarizado. Lula no ha dejado de hacer campaña durante toda su batalla legal, criticando a sus detractores y prometiendo no rendirse. La semana pasada, en una parada en el estado sureño de Paraná, donde fue condenado por Moro, dos de los autocares de su comitiva fueron alcanzados por disparos, que no causaron heridos.

La presidenta del Supremo Tribunal, Cármen Lúcia, no respondió inicialmente a la petición de Lula, pero hace unas semanas cambió de postura en medio de una intensa presión y convocó una sesión de la corte, que luego se pospuso hasta después de los feriados de la Semana Santa.

A principios de semana, Lucía instó a los brasileños a aceptar con calma el veredicto que salga de su tribunal.

Vivimos en tiempos de intolerancia e intransigencia contra las personas e instituciones, señaló. Por esta razón, este es un momento donde debemos pedir serenidad. Serenidad para que las diferencias ideológicas no sean una fuente de desorden social.a

Leer mas...