Estas aquí =>

Trump calma la guerra comercial con China

Los mercados tuvieron un leve respiro en medio del temor desatado por la escalada en la guerra comercial entre Estados Unidos y China luego de que el presidente Donald Trump insistió en que habrá un acuerdo cuando sea el momento adecuado.

Los principales índices bursátiles de Wall Street lograron recuperar algo del terreno perdido anteayer y más importante aún para la producción ya que el precio de la soja repuntó y volvió a colocarse por arriba de los USD 300, una subida que impacta de lleno en las exportaciones y en la recuperación de la crisis económica. Pero el alivio que marcó la guerra comercial podría bien ser solo pasajero. La Casa Blanca presentó una lista de importaciones chinas por unos USD 300.000 millones que podrían quedar bajo el paraguas de aranceles de Trump. China ya había prometido que, si Washington escala la puja comercial, «luchará hasta el final».

Trump se mostró muy conforme y muy cómodo con la ofensiva arancelaria que lanzó contra Pekín. En su visión, el aumento en los impuestos de las importaciones chinas genera beneficios para la economía. Los críticos de la medida advierten que dañará a consumidores y fábricas y podría hacer descarrilar el crecimiento global. Trump enfrenta además un rechazo crucial para sus aspiraciones reeleccionistas entre los granjeros, uno de los pilares de su coalición.

Ayer, en Twitter, el presidente pareció intentar llevar algo de calma a sus mercados sin perder su habitual tono o su tendencia a las declaraciones ambiguas.

Mañana podemos hacer un trato con China, antes de que sus compañías comiencen a irse para no perder negocios con los Estados Unidos, dijo el jefe de la Casa Blanca, que reiteró, en defensa de sus aranceles: Estamos en una posición mucho mejor ahora que cualquier otro acuerdo que podríamos haber hecho.

Cuando sea el momento adecuado, haremos un trato con China. Mi respeto y amistad con el presidente Xi son ilimitados, pero, como le he dicho muchas veces, este debe ser un gran acuerdo para los Estados Unidos o simplemente no tiene ningún sentido, completó.

La oficina del representante comercial, bajo el mando de Robert Lighthizer, principal negociador de Trump en las discusiones con Pekín, presentó una lista de importaciones por 300.000 millones de dólares, en lo que algunos leyeron como una respuesta al anuncio de China de elevar aranceles a importaciones de Estados Unidos por 60.000 millones de dólares.

A pesar del alivio que mostraron los mercados financieros, la última escalada en la prolongada guerra comercial y las jugadas de uno y otro bando en busca de una ventaja en las negociaciones aún siembran la preocupación entre empresarios, políticos e inversores de que la puja pueda prolongarse hasta el punto en el que el daño sea tan grande que termine por forzar un acuerdo.

La guerra comercial se convirtió además en uno de los temas salientes de la naciente campaña presidencial. Joe Biden, líder en las encuestas de la primaria demócrata, criticó al presidente por su política proteccionista.

Esto está matando al trabajador estadounidense, dijo Biden. Está matando a los agricultores estadounidenses.

Trump prometió un rescate para los agricultores estadounidenses, una demanda que también despunta entre los republicanos. El presidente del Comité de Finanzas del Senado, Charles E. Grassley, de Iowa, estado agrícola, dijo que planeaba escribirle una carta a Trump para explicar las preocupaciones de los agricultores porque creía que sus reiterados reclamos personales no estaban llegando a destino.

No estoy seguro de que si se habla con él cara a cara escuche todo lo que dice, dijo Grassley, un duro crítico de Trump en el Capitolio.

Leer mas...

Trump y Xi Jinping planean nueva cumbre en busca de una salida a la crisis comercial

Washington.– Estados Unidos y China parecieron quedar en un punto muerto en su disputa comercial ayer, debido a que Washington exigió promesas de cambios concretos a las leyes del gigante asiático y Pekín dijo que no aceptará algo que dañe sus intereses.

Con este trasfondo, el asesor económico de la Casa Blanca Larry Kudlow dijo a Fox News que hay una «sólida posibilidad» de que el presidente norteamericano Donald Trump se reúna con su par chino, Xi Jinping, en la Cumbre del G-20 en Osaka, Japón, que se celebrará del 28 al 29 de junio próximo.

Añadió que por ahora no fueron programadas otras rondas de negociaciones para el acuerdo comercial entre los dos países. Hasta la semana pasada, había expectativas de que Trump y Xi firmaran un acuerdo comercial en la Cumbre

La guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo escaló el viernes pasado, luego de que Estados Unidos elevó los aranceles a bienes chinos valorados en 200.000 millones de dólares y Trump dijo que Pekín «rompió el acuerdo» al retractarse de compromisos que había hecho anteriormente durante las negociaciones.

Kudlow dijo a Fox News que Estados Unidos necesita ver que China está de acuerdo con disposiciones «muy fuertes» para hacer cumplir un eventual acuerdo, y agregó que el obstáculo es la reticencia de Pekín de convertir los cambios en ley.

Kudlow prometió que los aranceles seguirían vigentes mientras continúen las negociaciones. «No hay planes concretos y definitivos» para futuras negociaciones, resaltó el funcionario, aunque reconoció que China había invitado al secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y al representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, a Pekín, en donde podrían llevarse a cabo conversaciones de alto nivel.

En tanto, Trump volvió a insistir ayer a través de Twitter en que Estados Unidos saldrá beneficiado de toda esta situación. «Estamos justo donde queremos estar con China. Pekín rompió el acuerdo con nosotros y luego buscó renegociar», escribió. «Vamos a tomar decenas de miles de millones de dólares en aranceles de China. Luego vamos a gastar el dinero (lo mismo o más) que China ya no gastará con nuestros grandes agricultores patriotas, que es un pequeño porcentaje de los aranceles recibidos, y distribuiremos comida a la gente hambrienta de países de todo el mundo».

Pekín se mantuvo desafiante. «En ningún momento China perderá el respeto por el país, nadie debería esperar que China coma una fruta amarga que dañe sus intereses centrales», sostiene un editorial que será publicado hoy en el Diario del Pueblo, el periódico del gobernante Partido Comunista.

Hasta la semana pasada, había expectativas de que se resolviera la disputa comercial entre las grandes potencias. Sin embargo, las negociaciones sufrieron un grave revés la semana pasada, cuando China propuso profundas revisiones a un borrador del acuerdo.

Pekín quería borrar compromisos previos de cambios a las leyes chinas para aplicar las nuevas políticas de protección de propiedad intelectual y transferencias forzadas de tecnología. Para Washington, esos términos eran la garantía para hacer cumplir lo que creía se había acordado. Para Pekín representaban una injerencia intolerable en su soberanía. Y un cambio en su modelo económico que Xi no tiene ninguna intención de aceptar.

El viceprimer ministro de China, Liu He, el principal asesor económico del gigante asiático, buscó defender los cambios en negociaciones con funcionarios estadounidenses en Washington el jueves y viernes, afirmando que el país realizaría los cambios mediante decretos promulgados por su Consejo de Estado, o gabinete, dijeron personas con conocimiento del tema. Pero el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, rechazó la propuesta y dijo a Liu que Estados Unidos insiste en la versión previa del texto.

Leer mas...

Continúa el diálogo para reanudación comercial entre EE.UU. y China

Delegados de Estados Unidos irán el lunes a Beijing para dialogar sobre la disputa comercial que está amenazando con debilitar la economía mundial, informó hoy viernes el gobierno chino. La reanudación de las conversaciones es un acto bien visto por la economía mundial ya que por varios meses fue atada por la incertidumbre de estas relaciones que afectaba bastante a los números de manera internacional.

Habrán dos días de diálogos con el objetivo de dar cumplimiento al acuerdo forjado el mes pasado entre los presidentes Donald Trump y Xi Jinping para postergar la imposición de nuevos aranceles, dijo hoy viernes el Ministerio de Comercio de China.

Añadió que la delegación estadounidense estará encabezada por el vice representante comercial Jeffrey D. Gerrish, pero no dio otros detalles, ni de la agenda ni de los participantes.

La embajada estadounidense en Beijing no respondió de inmediato a un pedido de confirmar la noticia o de ofrecer más detalles.

El mes pasado el gobierno chino dijo que el diálogo se centrará primero en productos agrícolas, energéticos y automóviles.

Las negociaciones están pautadas a pesar de las tensiones por la detención de una ejecutiva china en Canadá, bajo cargos estadounidenses relacionados con una posible violación de las sanciones económicas contra Irán.

Leer mas...

Posible paz económica entre EE.UU y China impulsaron a la soja en Chicago

El fin de semana se mostró benévolo con la soja y el trigo, aunque el maíz dio un paso atrás en el Mercado de Valores de Chicago, lugar donde se toman las mayores referencias para el intercambio comercial de los principales commodities producidos en el país. Pese a que los granos cerraron con resultados mixtos durante la semana en el Mercado de Chicago, el panorama se muestra más alentador que las últimas semanas. La soja ascendió un 1,9% ubicándose a USD 327,85, el maíz retrocedió un 1,35% y se valorizó en USD 143,60 y por su parte el trigo avanzó un 0,9% cotizando a USD 186,20.

La soja subió en la semana cerrada este viernes en la bolsa de Chicago al avizorarse un posible entendimiento entre China y Estados Unidos para terminar con la guerra comercial que los enfrenta.

El presidente Donald Trump dijo que China quiere un acuerdo y que espera discutirlo con su homólogo Xi Jinping en dos semanas cuando ambos coincidan para la cumbre del G20 en Buenos Aires.

China quiere un acuerdo, informó Trump. Enviaron una lista de cosas que están dispuestos a hacer, añadió.

Aunque aún no considera aceptable la oferta, Trump dijo ser optimista en cuanto a alcanzar un acuerdo. El mercado ya se había tonificado la víspera cuando se informó que China habría hecho concesiones a Estados Unidos para llegar a un acuerdo sobre las cuestiones comerciales en la reunión del G20. Antes de la guerra comercial, Estados Unidos le vendía a China un tercio de su producción de soja. Luego de imponerse recíprocamente aranceles con Estados Unidos, China pasó a aprovisionarse más en Brasil y Argentina.

Los precios de la oleaginosa también han estado presionados por los elevados stocks mundiales los cuales son un 12,4% que mayores que los de un año atrás. La demanda, en tanto, subió apenas 4,5%.

El mercado del trigo osciló entre alzas y bajas en la semana dividido entre la demora en la siembra de la variedad de invierno y la mejora en la calidad de los cultivos. Además, las ventas de trigo de la semana pasada fueron de 438.000 toneladas; lo cual las ubicó en la parte baja de la horquilla esperada y que era de entre 400.000 y 650.000 toneladas.

La venta de maíz estuvo en la parte alta de la banda con 893.000 toneladas colocadas. El maíz, no obstante se replegó un tanto debido al alza de los stocks estadounidenses de crudo y de etanol. Casi el 40% de la producción de maíz se destina a fabricar etanol.

Leer mas...

Soja sigue camino a su recuperación

La soja anotó su tercera alza consecutiva este viernes al avanzar un 0,7% a u$s 321,61 la tonelada, su mayor valor en más de dos semanas en el mercado de Chicago. Además, el maíz subió un 1,2% a u$s 146,16, mientras que el trigo subió un leve 0,1% a u$s 186,94. De esta forma, la oleaginosa acumuló en la semana un avance del 3,6%; el maíz aumentó un 0,9%; y el trigo subió un 1,5%.

La soja subió por señales de enfriamiento en las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, pero retrocedieron desde máximos luego de que dijeron que era menos optimista respecto a alcanzar un acuerdo.

Los futuros de maíz también subieron, impulsados por expectativas de que el Departamento de Agricultura (USDA por sus iniciales en inglés) recorte los pronósticos de cosecha en Estados Unidos en su informe mensual la semana próxima, mientras que el trigo acompañó el alza.

La soja registró el jueves su mayor alza en cuatro meses luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el chino Xi Jinping hablaron por teléfono sobre comercio y acordaron reunirse este mes durante la cumbre del G-20 en Argentina. Los movimientos de los precios de la soja fueron volátiles en medio de reportes contradictorios de que Trump le había pedido a su gabinete que elaborara un plan comercial para China.

El mercado recortó ganancias luego de que el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, señaló más tarde a CNBC que Trump no había pedido un plan y que él era menos optimista que antes respecto a lograr un acuerdo con China. Tras el cierre, Trump dijo a periodistas que la Casa Blanca había hecho muchos avances con China respecto al comercio y predijo que ambos países alcanzarían un buen acuerdo.

El posicionamiento de cara al informe de suministro y demanda del USDA de la próxima semana impulsó los precios de la soja y el maíz, ante expectativas de que los datos oficiales mostrarán una estimación de rendimientos más bajos por el clima poco benigno para la cosecha en Estados Unidos.

Leer mas...

Proyecto de reelección perpetua de Xi Jinping crea indignación en China

La propaganda estatal de China se puso manos a la obra este martes para defender una propuesta del Partido Comunista Chino (PCC) de conceder un mandato ilimitado al presidente Xi Jinping, un proyecto muy criticado en las redes sociales, a pesar de una censura drástica.

El PCC propuso suprimir de la Constitución china el límite de dos mandatos presidenciales, lo cual permitiría a Xi, presidente de la República Popular desde 2013, permanecer al frente del régimen mientras lo desee. Ese proyecto de cambio constitucional, anunciado el domingo, suscitó numerosas reacciones incrédulas, críticas o indignadas en las redes sociales chinas.

A pesar de la rapidez con que la censura suprime los mensajes negativos, muchos internautas expresaban este martes su descontento en la plataforma de microblogs Weibo. ¡Patético! 1.300 millones de habitantes y nadie resiste, lamentaba un usuario. Y pensar que había soñado con poder elegir un presidente una vez en mi vida, se indignaba otro.

¡Larga vida al dirigente Mao!, ironizaba un internauta en un mensaje suprimido pero visible en la página Free Weibo.

Vivimos la avidez imperial, el miedo al poder autoritario, y 100 años después, nada ha cambiado, se podía leer en otro mensaje censurado.

La censura bloqueó expresiones como Me opongo, rey autoproclamado, mandatos consecutivos o Winnie the Pooh, un personaje con el que se suele comparar a Xi Jinping debido a su rostro redondo.

China Daily, el diario oficial anglófono, defendió por su parte el final del límite de los mandatos presidenciales, considerando esa medida como necesaria para perfeccionar el sistema de gobierno del Partido y del Estado.

El periódico alabó los logros económicos y políticos conseguidos bajo la firme dirección del PCC, que podría salir reforzada con esa medida. La propaganda arguye que la reforma permitiría armonizar el estatuto presidencial con el de secretario general del PCC, sin límites.

Para el Global Times, diario oficial de ideas nacionalistas, la modificación constitucional supone una nueva era del socialismo chino.

Desde la llegada al poder de Xi Jinping a finales de 2012, el nuevo equipo dirigente profundizó las reformas de forma exhaustiva y magnífica, insiste el medio, que critica el sistema democrático occidental.

En regiones cruciales de Occidente, el sistema de valores se desmorona. La democracia está en plena descomposición allí. Nuestro país no tiene que ser perturbado por el mundo exterior, mencionan.

Leer mas...