Estas aquí =>

¿Tu hijo no quiere comer verduras? ¡Cambia de estrategia!

Si tienes chicos cerca sabrás que a muchos de ellos es casi imposible darles verdura, y esto es algo que suele preocupar bastante a los padres y todos sabemos lo importante que es la verdura en la alimentación, y que es importante que a los niños desde pequeños se les acostumbre a comer de forma saludable.

Sin embargo, a la mayoría de los niños les causa bastante rechazo la verdura, por lo que los padres se desesperan, piensan que sus hijos no comen de forma adecuada y que jamás les van a gustar las verduras, llegando a recurrir a chantajes “o te comes las espinacas o no juegas”, ¿te suena?.

Si es tu caso, no te desesperes. Aunque no lo creas, es normal que los niños rechacen las verduras, como explica en esta nota la licenciada Adriana Vargas y asegura que hay formas de conseguir que esto cambie, así que paciencia.

La licenciada explicó que existe una etapa propia de los niños, a partir que empiezan a adquirir mayor autonomía e inician con el rechazo de los alimentos nuevos, como el rechazo de frutas y verduras, al que se le denomina neofobia.

Esta etapa se puede superar en la medida en que los adultos tengan constancia, insistir en la prueba de alimentos, “no porque una vez nuestros hijos no comieron quiere decir que no le gusta ”, el secreto esta en la insistencia y sobre todo ser ejemplos a la hora de consumir frutas y verduras, dijo la nutricionista.

¿Que se puede hacer para que los niños consuman las frutas y verduras?

Lo que sugiero para que puedan consumir estos alimentos, o para que aprendan es la repetición, presentarles una y otra vez esa comida, ya que esta comprobado que los niños necesitan probar entre 15 a 90 veces para que les empiece a agradar un nuevo sabor, por lo cual requiere de mucha paciencia por parte de los adultos. En este caso, como estrategia podríamos usar alimentos que a ellos les guste como un vehículo a consumir las verduras,  por ejemplo usar queso, fideos y añadir las verduras entre ellos.

Es importante no ocultar las verduras en las preparaciones, triturándolas o licuandolas para que el niño no las vea o añadiendo productos que enmascaren su sabor. Si preparas un potaje con verduras no se las tritures o machaques para que no las vea y se las coma, presentale tal y como es, y que él decida si se las come o las deja. Si las deja, ya buscaremos otra forma de que las coma.

 

¿Que daño puede causar el bajo consumo de frutas y verduras?

Los problemas que puede causar el bajo consumo de frutas y verduras es estreñimiento, falta de vitaminas y minerales, falta de fibras ademas de enfermedades como la diabetes.

¿Existe una cantidad establecida para el consumo de las mismas por día?

Hay una campaña que se llama “5 al día ” que promueve el consumo de 2 a 3 frutas y 2 porciones de verduras diariamente. Y esa seria la cantidad necesaria que debe consumir un niño por día.

Otras alternativas y estrategias para el consumo de frutas y verduras:

Los jugos no reemplazan a las frutas y las verduras, la idea es que el consumo de estos alimentos sean ingeridos enteras y la bebida principal siempre debe ser el agua, indicó La licenciada Vargas.

Otro consejo es que debes intentar presentarle las verduras de forma divertida, e incluirlas en platos que les gusten, como un plato de pasta con verduras, una pizza casera con muchas verduras, hacerles dibujitos y formas con ellas, eso le abrirá los ojos y por ende el apetito, por los colores.

No hay que obligar a los niños a comer, ni verduras ni nada, se debe respetar su decisión y sus sensaciones de hambre y saciedad, y si se niegan a comer verdura hay que buscar alternativas y formas para que las tomen, pero nunca obligarles a comerlas por la fuerza.

Aunque su actitud de rechazo puede perturbar la comida y resultar verdaderamente molesto, sin contar con la impresión de tener que ceder ante el poder del niño, no vale la pena enojarse ante un hijo inapetente. Su salud es importante, sin embargo, en este caso esta no debe ser la fuente principal de nuestra preocupación, sino las causas de esa actitud frente a la comida.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?