Estas aquí =>

Vice ministro de Salud cuestionó al Club Sajonia por no contar con equipos médicos

El viceministro de Salud, Julio Rolón, cuestionó la desidia por parte del Club Deportivo del Puerto Sajonia en cuanto a la asistencia tardía al joven Rubén Darío Barchini, quien falleció el sábado en las instalaciones deportivas de dicho local capitalino. Su departamento de enfermería no contaba siquiera con un desfibrilador.

El funcionario del Ministerio de Salud seguró que el médico que atendió a la víctima buscó los elementos necesarios para la asistencia, pero la Sala de Enfermería no contaba con éstos. “Evaluando todo el proceso en sí, hubo una falla en la respuesta”, consideró en otro momento.

El presidente del Club Sajonia, Juan Carlos Prono, aseguró que sí se utilizó el desfibrilador del Club en “varias oportunidades” e incluso, hay filmaciones en las cuales se puede comprobar eso. Lamentó lo sucedido, pero aseguró que tanto los socios médicos como el personal del Sajonia brindaron los primeros auxilios inmediatamente.

El viceministro indicó que los locales que normalmente reciben mucha visita de gente tienen la obligación de tener los primeros auxilios y los equipos necesarios para responder ante necesidades como la que se vio el sábado, cuestionando que normalmente no se toma en serio la cuestión médica.

«Cuando ocurre este tipo de eventos deportivos o de cualquier índole que reúne a mucha gente, es obligatorio que la institución garantice la asistencia necesaria”, indicó.

La emergencia bien pudo haber sido subsanada si no fuera por la falta de una ambulancia que lo socorriera y del equipo necesario para que lo atendieran a Barchini.

Jugando fútbol

Entraba la noche cuando el joven se encontraba jugando un partido de fútbol en las instalaciones del conocido club del barrio Sajonia cuando a los 15 minutos del segundo tiempo se desplomó al césped ya con notables problemas de salud. El hombre llevaba como 5 minutos caído en medio del campo de juego cuando fue trasladado a la enfermería del club casi convulsionando.

Ni bien se constató su situación llamaron a los servicios de emergencia y fue atendido por un kinesiólogo a la espera de la ambulancia que tardó como 45 minutos en entrar a la sede deportiva para atender al hombre, pese a que ya habían llegado móviles de la Policía Nacional y el Cuerpo de Bomberos Voluntarios, quienes a falta del equipo necesario no pudieron practicarle el tratamiento que necesitaba. El propio club no cuenta con personal que pueda atender este tipo de situaciones.

Pasaron los minutos y al fin llegó no solamente una, sino que dos ambulancias que no contaban con desfibriladores que pudieran ser usados para reanimar a Barchini. Este indispensable elemento debería ser obligatorio en las ambulancias, pero ninguna contaba con el aparato, ni tampoco el propio club que en cuyas instalaciones se pueden dar este tipo de situaciones en cualquier momento.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?