Estas aquí =>

Vuelo directo con China, mirada en América latina

Busca ser punto de desembarque chino en la región

El primer vuelo directo entre China y México inaugurado por la aerolínea China Southern Airlines, pretende convertirse en la cabeza de playa para la irrupción del turismo del país asiático en América Latina.

El vicepresidente ejecutivo de la firma Han Wensheng asegura que este primer vuelo, realizado hace una semana, que trasladó a un centenar de paseantes chinos desde la ciudad de Guangzhou hacia la capital mexicana, es “crucial” para entrar a la región.

“Nos falta explorar el mercado de Latinoamérica, pero desde aquí y en cooperación con Aeroméxico podemos llegar a 30 ciudades en México y el subcontinente”, afirmó Wensheng.

La compañía cubre una red de rutas aéreas en toda China y en destinos de Asia, Europa, Norteamérica, Australia y Nueva Zelanda.

El vuelo entre una de las principales ciudades chinas y otra de las mayores urbes latinoamericanas, que se realiza los lunes, jueves y sábado, cubre una distancia de más de 14.000 kilómetros y dura entre 16 y 17 horas, con una escala técnica de hora y media en Vancouver, Canadá.

Para llegar a México, los chinos no necesitan un visado, pues en el país se les pide sólo la visa estadounidense o japonesa.

El primer vuelo directo China-México no fue una empresa fácil, pues en la capital azteca hay una carencia casi absoluta de espacios para las aeronaves, llamados “slots”, además de la gran distancia y la escala técnica.

Sin embargo, este vuelo fue posible en buena medida gracias al acercamiento que ha tenido China con México en paralelo al distanciamiento entre este país y Estados Unidos, con la llegada del presidente Donald Trump a Estados Unidos.

México capta cada año apenas unos 10.000 turistas procedentes de China de un total de 120 millones de ciudadanos de ese país asiático que viajan por todo el mundo, lo que representa apenas un 0,0008%.

Una de las causas de esta ínfima cifra se deriva de la falta de un vuelo directo entre ambas naciones, debido a que para llegar a México hay que realizar muchas escalas lo que encarece el viaje.

Otro factor mencionado por Wensheng es el idioma, pues en México son muy pocos los que hablan chino y los turistas asiáticos hablan poco español.

Además está el tema de la inseguridad rampante que afecta a México desde hace una década derivado de la estrategia contra el crimen lanzada por el gobierno mexicano con apoyo del Ejército y la Marina.

“Los chinos no saben qué tan seguro es (México), por eso tenemos que trabajar para informar”, dijo el directivo.

Para la mayoría de los turistas chinos las bellezas naturales de América Latina son prácticamente desconocidas pues sus viajes tienen como destino habitual Estados Unidos o los países europeos.

Expertos en el tema creen que la región podría convertirse en el nuevo “El Dorado” sobre todo para viajeros chinos retirados, recién llegados a la creciente clase media o nuevos ricos.

“Este mercado le da la bienvenida a un número cada vez mayor de turistas de alto consumo y jubilados con suficiente tiempo libre y con ganas de conocer un nuevo conjunto de visitas turísticas y experiencias de aventura”, escribió hace poco el portal especializado “Entorno Turístico”.

“América del Sur sigue siendo un mundo relativamente nuevo para los nacionales chinos, y las estadísticas están comenzando a demostrar que están listos para visitar la región masivamente en busca de emocionantes nuevas culturas para explorar”, señaló.

En 2016, unos 131 millones chinos salieron de su país para conocer el mundo y la cifra crece 20% cada año, por lo que se espera que en 2020 sean 1.000 millones los turistas de ese gigante asiático los que realicen viajes de placer al extranjero.

En América Latina las cifras del turismo procedente de China son muy bajas pero han comenzado a crecer tímidamente a destinos como México, Brasil, Colombia, Chile, Perú y Argentina.

¿Que opinas?