Estas aquí =>

YPFB de Bolivia destinará USD 600 millones para construir gasoducto con Paraguay

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) prevé destinar 600 millones de dólares en el proyecto de construcción del gasoducto entre Bolivia y Paraguay. Expertos afirman que el ambicioso plan de venta de carburante desde el vecino país vecino a Paraguay no es nuevo y que nuestro mercado es muy pequeño. Además, se cuestiona la capacidad energética boliviana, que tiene inclusive problemas para cumplir con los envíos acordados a Brasil y Argentina.

Es una inversión grande, son 600 millones de dólares para este gasoducto y la primera etapa es hacer un estudio de factibilidad o de ingeniería, para que nos pueda permitir identificar el trazado, los costos y la viabilidad del proyecto. Eso se acordó con Paraguay, con los socios de Petróleos del Paraguay (Petropar), para iniciar estas actividades lo antes posible, manifestó ayer el gerente de Administración Económica y Financiera de YPFB, Rodrigo Durán.

El estudio de viabilidad, según lo acordado entre ambos países, consiste en trabajar en un periodo de ocho meses, para definir las condiciones y características del gasoducto, indicó Durán, en entrevista con Patria Nueva.

En cuanto a las inversiones que se requerirán en la primera etapa, apuntó que una parte será cubierta por YPFB y otra por Petropar. El estudio permitirá identificar el trazado y particularidades del ducto.

La idea del gasoducto es ampliar nuestra integración con Paraguay para establecer una venta de alrededor de seis a 10 millones de metros cúbicos de gas por día (MMmcd). Estamos desarrollando también nuevos mercados para garantizar que la producción adicional tenga un mercado de destino y que esto nos permita diversificar nuestros mercados, agregó el funcionario boliviano.

El exministro de Hidrocarburos Álvaro Ríos comentó que Paraguay es un país pequeño, por lo tanto, su mercado también lo es. A eso se debe agregar que su mayor mercado de energía, el eléctrico, está cubierto por dos hidroeléctricas.

El mercado mayor, el del sector eléctrico, está cubierto por las hidroeléctricas que tienen, por lo tanto, por ese lado no hay mucha demanda para el gas natural; el sector industrial principalmente está con el agroindustrial y agropecuario, no hay una industria pujante, por lo tanto, tampoco se ve una demanda por ese lado y los domicilios y comercios demandan muy poco gas, explicó el experto.

En ese contexto, Ríos agregó que lo que se tiene que hacer es esperar que un anuncio de acta de buenas intenciones, entregue el estudio de factibilidad y especifique quién invertirá en las obras del gasoducto, quién será el comprador del gas boliviano y a qué precio van a comprarlo. Cuando se dé toda esa información habrá que ver si se puede ejecutar o no la obra.

El investigador de la Fundación Jubileo, Raúl Velásquez mencionó que desde 2013 se insiste en la necesidad de que Bolivia gestione nuevos mercados para el gas natural, por lo que en primera instancia la suscripción del convenio en el gabinete binacional Paraguay-Bolivia es un avance, ya que asegurar mercados es un incentivo para la inversión, exploración y desarrollo.

Lo preocupante en este y otros casos es que, fruto de estas reuniones, se hacen importantes anuncios e intercambio de carpetas, que en el tiempo no se traducen en realidad. Claro ejemplo es que este gasoducto binacional ya fue anunciado en septiembre de 2005; posteriormente, en marzo de 2010 la CAF ya financió un estudio para el gasoducto Bolivia-Paraguay-Uruguay y se volvieron a firmar intenciones en 2018, indicó.

Datos obtenidos después de años de compra de GLP, mencionan que Paraguay demanda 100 millones de kilos de gas licuado por año de Bolivia.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?